Cómo hacer el Camino de Santiago ayuda a la autoestima y confianza en uno mismo

El Camino de Santiago también puede ser un buen recurso terapéutico para quienes no tienen seguridad ni confianza en sí mismos. No es solo una simple peregrinación.

En un estudio longitudinal reciente realizado por investigadores de la Universidad de Granada, en España, y la Universidad de Monterrey, en México, se asocia la fusión de la identidad con la peregrinación en el Camino de Santiago. Este estudio se enfoca en cómo las experiencias de los peregrinos influyen en su identidad. En resumen, el estudio confirma cómo participar en las actividades típicas de Camino de Santiago y el contacto que se establece con los otros peregrinos al concluir el camino ayuda a que la identidad cambie.

Importancia de hacer el Camino de Santiago para la autoestima

La identidad social se define cómo la importancia que se le atribuye a la pertenencia a un grupo, concretamente los peregrinos. Esta importancia permite que la identidad personal sea definida en términos del grupo.

Si el grupo propio, comparado con otros, es valorado positivamente, aumentará nuestra autoestima. Sin embargo, al ser nuestra identidad social muy fuerte, se disuelve la identidad personal y las normas y el papel que juguemos en el grupo será el que oriente el comportamiento.

Por otro lado, la fusión de la identidad constituye un sentimiento profundo de vínculo con el grupo. Las personas con este sentimiento suelen presentar unas relaciones más estrechas con los demás miembros del grupo. Al mismo tiempo, esto promueve la motivación de las personas unidas a comportarse con su grupo tal como se comportarían consigo mismas. Pero, a su vez, también se fortalecen las relaciones personales con otros miembros del grupo.

Esta fusión de la identidad se da cuando la identidad personal y la social se vuelven penetrables. De esta manera, cuando nuestra identidad personal está en contrariedad, por ejemplo, cuando algo nos hace sentir humillados, podremos sentir que la amenaza también puede darse en nuestro grupo. Por consiguiente, las acciones que derivarán de esa humillación estarán enfocadas a mejorar el estatus del grupo así como de los otros miembros, aparte de nuestra autoestima.

¿Por qué el Camino de Santiago ayuda a la autoestima?

Establecer relaciones estrechas con personas de todo tipo puede ser muy beneficioso para recuperar o mejorar la confianza en sí mismo. Realizar el Camino de Santiago puede ser una buena oportunidad para socializar si eres introvertido. Si vas en grupo no solo puedes sentirte más seguro sino también puedes practicar la tolerancia y el respeto por los demás. Es una buena opción para salir de la zona de confort y hacer algo diferente.

Hacer el Camino de Santiago es todo un reto en sí, es un escape de las rutinas y del ajetreo de la vida cotidiana. Es una experiencia ideal para reencontrarse consigo mismo y practicar el desapego y la afición por la comodidad. Si eres de los que les cuesta adaptarse a los cambios, esta puede ser una buena forma de corregirlo. En resumen, es la mejor y más placentera terapia para conocerte a ti mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.