¿Por qué se llama la “vía de la plata”?

Andalucía es el punto de partida de la popular Vía de la Plata o también conocida como la Ruta de la Plata, el camino de Santiago que recorre la península de Sur a Norte, siendo en Astorga donde se une a el conocido Camino Francés.

Esta ruta, es una de las más famosas gracias a sus fascinantes paisajes naturales, sus encantadores pueblos y por estar cargada de una historia milenaria ¡incluso pasa por muchos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad!

Por ella, han pasado desde tiempos de los romanos, muchas civilizaciones distintas, por lo que el patrimonio histórico a lo largo de toda ella es de un valor incalculable.

Seguro que has oído hablar de ella, debido a su gran importancia, pero ¿sabes en realidad por qué recibe este nombre? ¡Vamos a descubrirlo!

Historia sobre la Vía de la plata

Esta ruta existe desde tiempos remotos, ya en época de romanos era utilizada por las tropas del imperio romano para avanzar hacia el norte, allá por el siglo VII a. de C.

Fue en la época de los emperadores Augusto, Trajano y Adriano, cuando se construyó la calzada romana para unir los asentamientos militares que tenían por aquel entonces, circulando por ella, mercancías, tropas, viajeros y comerciantes.

La ruta fue utilizada durante siglos, tanto con la llegada de los árabes como por los cristianos de la Edad Media, siendo uno de los puntos de conexión más importantes de la Península Ibérica.

Origen del nombre Vía de la plata

Existen distintas tesis del porqué de su nombre, vamos a conocer todas ella.

En principio, según algunos expertos de la historia, afirman que se llama así debido a la palabra de origen árabe “balath” que significa pavimento, siendo llamada en la antigüedad como Camino Pavimentado.

Aún hoy, es conocido en algunas zonas como Balata, si observas, en esta palabra, las letras “B” y “L” son muy cerradas, llegando casi ni a pronunciarse, dando lugar al sonido de “blata” que se ha ido degenerando hasta llegar a plata.

La teoría más popular es porque fue denominada de manera general con un latín tardío como “via delapidata”, es decir, calzada pública empedrada, por lo que su origen, casi con seguridad es por ello.

La última opción de todas es que a lo largo de la historia, esta ruta fue utilizada para transportar y comerciar la plata que llegaba de América por barco hasta el puerto de Sevilla, siendo luego transportada a los demás puntos de la península.

Sea como sea, son varias las teorías barajadas por numerosos expertos, la mayoría de ellos están de acuerdo a su origen de una palabra en latín, que ha ido degenerando hasta llegar a la palabra que conocemos en la actualidad.

De algún modo, aún a día de hoy, después de miles de años, sigue siendo una ruta de gran importancia gracias al Camino de Santiago, dando la posibilidad a sus peregrinos de recorrer toda la península de una punta a otra, con destino final en Santiago. ¿Tú con qué opción te quedas?

Si quieres conocer más sobre otros caminos, haz clic en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.