9 Consejos para hacer el Camino de Santiago en Agosto

Hacer el camino de Santiago en agosto en un primer momento puede parece el mes menos recomendable por las altas temperaturas que puedan dificultar la caminada, pero en realidad se convierte en un mes fantástico sea cual sea el camino que elijas.

Si sólo tienes disponibilidad para este mes, te dejamos unos consejos para que esta experiencia sea lo mejor posible. Lo indispensable es garantizar el tiempo de descanso y la hidratación, que es el pilar para una caminata tan larga.

Escoger el camino

Lo principal es escoger la ruta que debes hacer según tus días de disponibilidad, preparación y por supuesto tus gustos. Te recomendamos unos guiados, para ello puedes ver esta sección que te ayudará a elegir.

Hospedaje

El hospedaje es muy importante, debes contar con un sitio donde parar en las noches y descansar, porque con agotamiento es imposible llegar a la meta. Para eso puedes contar con los caminos que organizamos desde Marly Camino para así tener garantizado tu lugar de descanso.

Temperaturas altas

El camino de Santiago en agosto es sinónimo de calor, de temperaturas realmente altas aunque no tanto como en otras ciudades del centro o sur de España. Levántate un poco antes e intenta estar en un lugar de descanso entre las 12 de la mañana y las 2 de la tarde, aunque si decides seguir caminando con bajar un poco tu ritmo al caminar por sombras e hidratarte suficiente tendrás la garantía de avanzar, poco a poco.

Aligerar peso

Algo que tu cuerpo va a agradecer es que tu bolso esté lo menos pesado posible. Si no eres muy friolero olvídate de ropa de abrigo y lleva las mudas mínimas. En nuestros caminos tendrás siempre apoyo y material que puedas necesitar así que cuenta con nosotros!

Camina por tierra

Intenta caminar todo lo posible por caminos de tierra ya que el asfalto coge altas temperaturas y se notaran en tus pies.

Calzado adecuado

Muy importante en este tipo de viajes es escoger un zapato ligero, transpirable y cómodo, puedes alternarlo con una bota de resistencia en las partes donde el camino se llena de piedras.

Relaja tus pies

Haz pequeños descansos en mitad de las etapas para quitarte el calzado y los calcetines y refrescar tus pies. Te lo agradecerán.

Sigue tu ritmo

No intentes seguir a nadie, no tienes prisa disfruta del camino y el paisaje, ya tienes reservado donde descansar. No hace falta que te levantes a las 4 de la mañana, porque será de noche y no disfrutaras del camino. Puedes contratar los servicios para que te lleven la mochila hasta el albergue donde descansaras si lo necesitas, coger un taxi en el último tramo…No te sobre esfuerces de más y disfruta de la experiencia.

Haz turismo

Son tus vacaciones, así que aprovecha para hacer turismo por los pueblos que visitas. Iglesias, museos, bares…multitud de lugares de interés, gente y gastronomía de la que disfrutar. Un montón de sensaciones que no puedes perderte!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.